Por Sikaan Orozco Ayala |

 

La acupuntura es una técnica medicinal china que consiste en tratar las enfermedades introduciendo finas agujas en el cuerpo.  Los lugares donde se insertan se conocen como puntos de acupuntura y se relacionan con los órganos vitales y sus funciones. Los más de 365 puntos se encuentran interconectados por 14 canales energéticos conocidos como meridianos, los cuales atraviesan todo el cuerpo humano.

 

Este tipo de medicina tradicional se sustenta en una filosofía muy antigua, que considera los flujos energéticos y el cambio como base de la vida. La energía (qi) fluye  por todo nuestro cuerpo en un delicado equilibrio, lo cual se identifica con el estado de salud; sin embargo, cuando en estos flujos existen bloqueos y desequilibrios se generan las enfermedades y sus molestias.

 

La revisión del acupunturista comienza cuando toma el pulso del paciente y examinan su lengua para diagnosticar sus desequilibrios de energía. La manera de colocar las agujas constituye todo un arte, pues se seleccionan los puntos específicos de acuerdo con los síntomas presentados, se estimulan y se introduce la aguja, que permanecerá allí durante un tiempo aproximado de entre 30 y 45 minutos, dependiendo de la gravedad de los síntomas.

 

Las agujas, por lo general, están hechas de acero inoxidable, aunque algunas llegan a tener una combinación de plata. El mango suele ser de cobre o de algún otro tipo de metal. Deben estar totalmente esterilizadas y son de estricto uso personal.

 

Por lo general este tipo de tratamiento no es muy doloroso, aunque algunas personas experimentan un poco de dolor ligero, entumecimiento u hormigueo después de  que las agujas son colocadas. En casos raros, los pacientes sentirán un poco de mareo, sensación de malestar o un poco de náusea, síntomas que desaparecen a los pocos minutos. Este tipo de terapia  tiene mucho menos efectos secundarios que la mayoría de los medicamentos occidentales. Algunas de los padecimientos más comunes que se tratan con acupuntura son los dolores articulares y musculares, estrés, dolores cervicales, vértigo, contracturas, lumbares alergias, impotencias sexuales, obesidad, tabaquismo y otras cosas más. También es utilizada como terapia de apoyo en enfermedades de mayor gravedad.

 

En 2005, en la Universidad de Southampton, Inglaterra, se realizaron diversos estudios que demuestran el cambio en la actividad cerebral, con el uso de estas técnicas. La acupuntura está científicamente comprobada y es recomendada por la Organización Mundial de la Salud.

 

La acupuntura es hoy un tratamiento que se ha extendido por todo el orbe y que pretende sanar con los menores efectos secundarios posibles.