Por Gabriel Perea Guzmán|

 

Cerca de un millón de niños de todo el mundo muere cada año por complicaciones relacionadas con la prematuridad, según cálculos de The Partnership for Maternal, Newborn and Child Health (PMNCH). Por esa misma causa, en Latinoamérica,  mueren 35 mil niños, de los cuales aproximadamente 6 mil son mexicanos.

A  esta elevada mortalidad, se suma que los sobrevivientes pueden presentar complicaciones en su desarrollo motor, cognitivo y de lenguaje. De hecho, todo prematuro tiene una mayor probabilidad de padecer problemas cognitivos y de comportamiento.

Las habilidades de la visión, la memoria y las funciones ejecutivas son en especial más sensibles y sus complicaciones se mantienen durante la infancia y la edad adulta. Estas características se reflejan en la escuela, donde los niños suelen manifestar problemas académicos, sobre todo, en matemáticas. También la lectura y la escritura pueden resultar afectadas.

Por eso, la valoración neuropsicológica en personas prematuras debe ser muy exhaustiva; tanto como la edad del paciente lo permita. Y la valoración debe incluir también el área académica y la de regulación emocional.

Como la prematuridad puede relacionarse con bajo peso y  otras afecciones médicas, los déficit en el desarrollo son muy variables y muestran diferentes rangos de severidad. Ésta es la razón por la cual en toda intervención es indispensable el estudio desde diferentes disciplinas y se requiere dar seguimiento en el tiempo.

La Unidad de Neurodesarrollo del Hospital Español de la ciudad de México ofrece ambas cosas, pues tiene un programa de seguimiento a infantes prematuros o de bajo peso. Además, cuenta con un equipo multidisciplinario para la valoración e intervención terapéutica de este grupo de riesgo. El equipo está conformado por neurólogos, terapeutas físicos, médicos rehabilitadores, especialistas en lenguaje, psicoterapeutas y neuropsicólogos, todos bajo la dirección del doctor Saúl Garza.

La intervención con prematuros requiere muchos recursos humanos y materiales, así como un seguimiento longitudinal.

Los cálculos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) varían respecto de los publicados por la PMNCH. Pero eso no disminuye la importancia del problema: cada año cerca de 15 millones de niños nacen antes de las 37 semanas de gestación. Por ello, la OMS y la PMNCH, junto con agencias de la ONU, organizaciones no gubernamentales y más de 60 países, han realizado eventos especiales para crear conciencia de este fenómeno.

En el 4º Día Mundial del Nacimiento Prematuro, se anunció una partida de 250 millones de dólares destinados a diferentes proyectos de investigación. Su objetivo consiste en comprender a cabalidad las causas de la prematuridad y, de ser posible, hallar una solución a este problema.

 

Referencias

Día Mundial del Prematuro (s. d.). En Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva. Recuperado de http://cnegsr.salud.gob.mx/contenidos/Noticias/DiaMundialPrem.html

Owen, Y.; Douglas, R.; Gerry, T.; Pennington, B. (eds.) (2010). Pediatric Neuropsychology. En Research, Theory and Practice. Nueva York: The Guilford Press.

World Health Organization. (2012). Born too soon. The global action report on preterm birth. En World Health Organization WHO. Recuperado de http://www.who.int/pmnch/media/news/2012/201204_borntoosoon-report.pdf

World Health Organization (2014). World Prematurity Day: Global events commemorate babies born too soon. En World Health Organization WHO. Recuperado de http://www.who.int/pmnch/en/

Facebook Comments

Post a comment