Por Eileen Shin |

 

La noticia

A pesar de los esfuerzos cada vez mayores por hacer del inglés la lengua oficial de EE.UU, el panorama lingüístico de América está volviéndose más multifacético y diverso cada año. De acuerdo con la Encuesta sobre la Comunidad Norteamericana, más de 60 millones de personas —un quinto de la población norteamericana— hablan otra lengua en casa además del inglés, y ese número se ha incrementado de manera firme en la década pasada.

 

Entonces, ¿cuáles lenguas son las que se hablan con más frecuencia en Norteamérica? El escritor de la revista Slate, Ben Blatt, creó un mapa para ilustrar qué lenguas, que no sea el inglés, hablan los norteamericanos en casa, y, sorpresa, sorpresa, a la gran mayoría del país —43 Estados— la domina el español.

 

 

Crédito de la imagen: Slate
Pero la pregunta más interesante es: ¿cuál es la lengua más común que se habla en cada Estado, aparte del inglés o el español?  Aquí presentamos el mapa reconfigurado (y mucho más diverso):

 

 

Crédito de la imagen: Slate

 

Hablantes del alemán dominan al medio Oeste, mientras que las lenguas romances cubren la mayor parte del Noroeste. Sorprendentemente, el chino sólo se representa en Nueva York. Otras lenguas comúnmente habladas incluyen el coreano (Virginia, Georgia), el árabe (Michigan), el polaco (Illinois), el criollo haitiano francés (Florida), el hmong (Minnesota), el vietnamita (Nebraska, Oklahoma, Texas, Washington), el ruso (Oregón) y el tagalog (California, Nevada, Hawaii).

 

Sólo unas pocas lenguas nativas de Norteamérica y de Alaska están representadas en el mapa: el dakota (Dakota del Sur), el navajo (Arizona, Nuevo México) y el yupik (Alaska).

 

La Norteamérica diversa

 Al mismo tiempo que estos mapas nos ayudan a enfatizar cuán predominante es el español, también nos muestran verdades sorprendentes y revelan lo diverso que es EE.UU en realidad. (¿Quién sabía lo popular que es todavía el alemán en el medio Oeste?)

 

Y esto es sin siquiera contar las otras 300 lenguas que se oyen por todo EE.UU todos los días. Es asombroso que tantos grupos etnolingüísticos sean capaces de existir a lo largo del país, y estos mapas son un auténtico testamento para la realidad de Norteamérica como un crisol de lenguas.

 

Trad. de Alejandra P. Nila Díaz de León