Por Ilse Ruiz |

Últimamente vamos al cine a ver historias ya conocidas. Largometrajes que años atrás tuvieron gran aceptación por parte del público ahora son vueltas a rodar para poder explotar aún más ese éxito, o al menos eso se pretende.

 

Este año estarán en cartelera varios remakes como RoboCop, película que en su primera versión (1987) causó impacto debido a los temas y a la violencia que exponía, a diferencia de la nueva, la cual intenta dar un toque más humano y sentimental a la historia. La tercera entrega americana de Godzilla es otra de las películas esperadas para el 2014. Desde su primera versión (1954) hasta la actualidad se conocen 28 versiones más de este filme. Y, por último, después de 16 años aparece una reedición más de Drácula.

 

Hay una lista con cientos de nombres de películas que se han rehecho. En algunos casos se advierte al público que se trata de una reedición o de una versión más moderna sin intentar convencerlos de que es algo completamente nuevo; en otros casos se engaña deliberadamente al público cambiándole el nombre a la cinta e incluso a los personajes, aunque finalmente la trama sea la misma.

 

En 1908, el cineasta Segundo de Chomón, junto con el productor cinematográfico francés Pathé, recrean la obra maestra de Méliès, Viaje a la luna, llamando a esta nueva versión Excursión a la luna, así surge el que se piensa es el primer remake en el cine.

 

Pareciera tarea sencilla encontrar un argumento que sirva para desarrollar una historia y rodar una película. Tal vez los temas se han agotado. Tal vez llegamos al extremo en el cual es necesaria una reedición o recrear versiones anteriores, dándoles un toque moderno y mejorándolas para provocar el interés en las nuevas generaciones. Por otro lado, las películas que no tuvieron la aceptación deseada en su primera versión han encontrado en los remakes la oportunidad de utilizar actores y actrices reconocidos o de moda para volverlas éxitos de taquilla. Tal sería el caso de Charlie y la fábrica de chocolates (2005), cuyo remake superó la audiencia que tuvo la primera versión, Willy Wonka y la fábrica de chocolates (1971), gracias a que se modernizó la imagen y se emplearon efectos novedosos que ayudaron a capturar el interés del público.

 

Los remakes más famosos:

Ringu (1998)/Ring Virus (2002)/The Ring(2003)

Carrie (1976)/Carrie (2002)/Carrie (2013)

Scarface (1932)/Scarface (1983)

El secreto de vivir (1936)/Mr. Deeds (2002)

60 segundos (1974)/Bangkok Dangerous(2000)

El padre de la novia (1950) (1991).

El bazar de las sorpresas (1940) /Tienes un e-mail (1998)

Las alas del deseo (1987)/ Un ángel enamorado(1998)

Conan the Barbarian (1982) (2011)

Un viernes de locos (1995) (2003)

El último hombre sobre la tierra (1964) / El último hombre vivo (1971)/ Soy leyenda (2007)

Hombre mirando al sudeste (1986)/ K-Pax (2001)

 

La repetición de ideas puede deberse a querer realizar estrategias de publicidad y venta para aprovechar temas que en algún momento causaron polémica, llamaron la atención o simplemente es falta de imaginación de los guionistas actuales; si una cinta cautivó al público en la primer versión, los encargados de realizar la nueva buscarán la manera de atraer espectadores de manera masiva, pero siempre con el riesgo latente de no obtener popularidad.

 

Los remakes ofrecen a los nuevos cineastas la oportunidad de exponer una visión más moderna de las historias que en algún momento ya se vieron y, a su vez, permite al público explorar nuevos panoramas.

 

Nosotros los nobles

Original: (1949) dirigida porLuis Buñuel .
Remake: (2013) dirigida por Gary Alazraki.

 

 

En 2013 se estrena esta película mexicana considerada de las mejores del año, con gran éxito taquillero. Se trata de un remake de El gran calavera (1949). Ambas comedias llevan en su trama la historia de un millonario que finge estar en una crisis económica para darle a su familia una lección acerca del valor del dinero y la humildad.  Nosotros los nobles retoma la historia original adaptándola a la época actual. El director Gary Alazraki explicó que más que un remake de El gran calavera, su película es un homenaje a Luis Buñuel, director de ésta última.

 

 

Psicosis
Original: (1960) dirigida por Alfred Hitchcock.
Remake: (1998) dirigida por Gus Van Sant.

 


Esta película provocó terror en las salas de cine de su época porque su director recreó un asesinato que, apoyado en una banda sonora fuera de lo común para la época, ayudó  a desatar  polémica a pesar de no contar con imágenes a color. El nombre original, así como el de los personajes se mantiene en la segunda versión de la película. Ambos largometrajes fueron una adaptación de la novela de Robert Bloch escrita en 1959 que lleva el mismo nombre que los filmes.

 

 

La masacre en Texas
Original: (1974) dirigida por Tobe Hooper.
Remake: (2003) dirigida por Marcus Nispel.

 

 

En mi opinión esta es una de las películas más aterradoras que he visto, muestra horror gráfico además de mantener un ambiente de tensión constante porque se dice que está basada en hechos reales. Pasaron más de dos décadas para que esta película se adaptara a tiempos más modernos; muchas personas opinan que el remake superó a la original ya que ésta última no tenía la posibilidad de incluir efectos especiales.

 

 

El gran Gatsby
Original: (1926)  dirigida por Herbert Brenon.
Remake: (2013) dirigida por Baz Luhrmann.

 

 

La historia es una adaptación del libro escrito en 1925 por  F. Scott Fitzgerald. A lo largo de 87 años se conocen al menos cinco versiones de esta cinta, la primera de las cuales se caracteriza por ser muda.