Por Alejandro Garza Landoni |

Si continúas comiendo este alimento como lo haces cada día, quizá tengas 3.3% más de probabilidades de morir, pues puede causar cáncer de páncreas, diabetes, problemas en el corazón y en los pulmones.

 

Se conoce como embutidos a los alimentos preparados a base de carne de cerdo, ave y res, junto con alguna mezcla de especias, legumbres, grasas, arroz, sales, colorantes, aromatizantes y hierbas (también se dice que contienen los desechos de los supermercados, imagínense). Estos ingredientes se introducen en la piel de tripas o en plástico comestible, con textura similar.

 

Hay dos tipos: los crudos que pudieron haber sido ahumados, amasados, deshidratados o adobados —el chorizo, el salchichón y el lomo adobado— y los escalonados que se pican y luego se hierven a una temperatura de 70 u 80 grados con el fin de empaquetarlos —como las salchichas—.

Los elementos utilizados en su composición son variados, pero la mayoría contiene ácidos, agua, conservadores (nitritos), hierro, magnesio, proteínas, altas concentraciones de sal, vitaminas del grupo B y zinc. Cada porción de 100 gramos equivale a 300 calorías.

 

Actualmente, se dice que pueden causar toxemia (acumulación de toxinas y bacterias nocivas para la salud); elevan el azúcar en nuestro cuerpo; y, alteran los niveles del ácido úrico. También afectan al organismo por la formación de divertículos (bolsas que se acumulan en el intestino grueso o en el colón); dañan el hígado y la piel; alteran la presión por la sal; aumentan  los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre; no se les considera una buena fuente de proteínas; y, producen colitis y estreñimiento.

 

También el sistema circulatorio puede verse afectado por el colesterol, que por lo general lleva de la mano a la diabetes, y a un aumento de los triglicéridos; su consumo excesivo puede incrementar en 42% el riesgo de padecer enfermedades relacionadas con el corazón.

Los nitritos también producen deficiencias en el sistema respiratorio. Y si retomamos la investigación de R. Gram Barr, de la Universidad de Columbia, puede concluirse que hay una conexión entre los embutidos y la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

 

Nutriólogos recomiendan consumir por semana no más de 60 gramos de embutidos, lo que equivale a sólo dos rebanadas de jamón. Sin más, un estudio sueco agrega que consumir incluso 50 gramos de embutidos al día puede incrementar en 19% el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas. Biomedcentral asegura que consumir 20 gramos de embutidos aumenta 3.3% de la mortandad.

 

Cuando vayan al supermercado fíjense en el contenido de estos productos, y ya después de haber revisado los productos habituales, compren el que tenga menos grasa. Así se pueden prevenir riesgos y se puede tener un balance más satisfactorio de lo que consumimos.

Facebook Comments

Post a comment