Por Javier Curiel  |

El día de Acción de Gracias es quizá la más importante fiesta estadounidense. Una celebración que aunque ajena a la cultura mexicana, cada día encuentra más adeptos en nuestro país. Se acepta como su origen lo que nos narra la historia oficial: un grupo de colonizadores europeos, a manera de agradecimiento por haber sido salvados de morir de hambre, convidaron con un gran banquete a los nativos.

Los actuales descendientes de los grupos que poblaban Norteamérica antes de su colonización no encuentran verdaderas razones para festejar. En 1637, durante la llamada Guerra Pequot, colonos ingleses bajo el mando del capitán John Mason, junto con aliados indígenas, prendieron fuego a una pequeña villa fortificada cerca del río Mystic en represalia por los ataques de los indios pequot. Dispararon a cualquiera que intentó abandonar la empalizada de madera y asesinaron a todos, hombres, mujeres y niños.

Durante la colonización inglesa, los pequot eran la tribu dominante en Connecticut. Sin embargo, las enfermedades traídas de Europa, para las cuales los pobladores nativos no tenían inmunidad, diezmaron a la población a tal grado que quedaron en desventaja numérica frente a ingleses y holandeses. Tras el asesinato de John Oldham, un deshonesto comerciante inglés, y el hundimiento de su barco por supuestos nativos pequot, se desató una serie de represalias, lo que finalmente desembocó en la guerra.

Después de la masacre el espíritu del pueblo pequot fue quebrantado. Trataron de huir, pero fueron cazados por sus enemigos, asesinados y vendidos como esclavos. Finalmente, los ingleses les arrebataron sus tierras. A los pocos días de la masacre el gobernador de la Bahía de Massachusetts dijo “es un día para dar gracias, gracias a Dios”.

William B. Newell, un nativo de la etnia Penobscot y director del departamento de antropología de la Universidad Estatal de Connectitut, experto en historia americana declaró: “El Día de Acción de Gracias fue proclamado oficialmente para conmemorar la masacre de cientos de hombres, mujeres y niños que estaban celebrando la danza anual del maíz verde en su propia casa, su día de dar gracias”.

En un conmovedor artículo, Nicole Breedlove nos relata: “mi tátara, tátara, tátara, tátara abuelo era parte de una banda de indios negros en Florida, de ahí que mi apellido sea nativo americano. Parece que vengo de una larga línea de guerreros y activistas. Yo soy una revolucionaria no por elección, sino por linaje. Cada vez que alguien me pregunta ‘qué haces durante el Día de acción de gracias’, con orgullo digo que no lo celebro. El Día de acción de gracias debe ser conocido como el día del robo de la tierra nacional y del genocidio americano.

“Cuando por fin me enteré de los orígenes de este día, me dieron náuseas. Nunca más voy a celebrar una fiesta, hasta que no investigue sus orígenes. Es un recordatorio de que la historia puede ser falsamente reescrita y si es dicha suficientes veces, finalmente se convierte en verdad.”

Cuando se habla de genocidio, el holocausto judío es la referencia más conocida, pero no la única, ni la más salvaje. El genocidio que trajo consigo la Conquista de América, con 60 millones de vidas perdidas, no tiene parangón en la historia. No se trata de hacer un comparativo entre masacres, sino de no olvidar.

Para concluir, me quedo con las palabras de la propia Nicole Breedlove: “así, que cuando te sientes a cenar este año y digas lo que más agradeces, piensa en los orígenes del día de Acción de Gracias. Piensa en los innumerables nativos estadounidenses que perdieron sus vidas para que puedas cenar pavo y obtener las mejores ofertas del Black Friday. Di una oración por ellos, especialmente por los niños que murieron simplemente por el color de su piel.”

Facebook Comments

Website Comments

  1. alex
    Responder

    La historia de la humanidad está construida a base de mentiras que han sido repetidas hasta el infinito a tal punto de convertirse en verdades incuestionables. La religión judeo-cristiana es una prueba de hasta que punto puede ser manipulada la historia en favor o en contra de grupos étnicos: miren los conflictos en medio-oriente y el origen de los mismos.

  2. alex
    Responder

    La historia de la humanidad está construida a base de mentiras que han sido repetidas hasta el infinito a tal punto de convertirse en verdades incuestionables. La religión judeo-cristiana es una prueba de hasta que punto puede ser manipulada la historia en favor o en contra de grupos étnicos: miren los conflictos en medio-oriente y el origen de los mismos.

Post a comment