Por María Fernanda Trinidad Hernández |

 

La bicicleta está de regreso en la ciudad de México. En los últimos tiempos, se ha trabajado mucho para convertirla en uno de los principales medios de transporte, más accesible, rápido y amable con el ambiente. Pero ¿cuáles son realmente los pros y los contras de esta tendencia?

Si tú estás pensando en comprarte una bicicleta y dejar a un lado tu automóvil, tienes que conocer lo bueno, lo malo y lo feo antes de sumarte a esta tendencia.

Lo bueno

[unordered_list style=”bullet”]

  • Lo ecológico. Un coche puede contaminar más de dos kilos de dióxido de carbono por cada diez kilómetros de recorrido. Así que, si eres de los que se preocupa por el medio ambiente, la bicicleta es una buena opción para ayudar a nuestro planeta.
  • Lo saludable. Sabemos que hacer 30 minutos de ejercicio al día es importante para mantenernos en forma y con una buena salud; pero como entrar a un gimnasio o a alguna clase de yoga, pilates, entre otras, es en la mayoría de los casos demasiado costoso, la bicicleta no sólo es un medio de transporte, sino que puede aportarte esos 30 minutos de ejercicio, al mismo tiempo que te diriges a tu lugar de destino.
  • Lo divertido. La bicicleta no sólo sirve para llevarnos de un lugar a otro, sino que puede servir de entretenimiento para convivir con familiares, amigos, pareja, etcétera. Incluso, si eres de las personas a las que le gusta salir a darse un respiro, ésta es una buena idea para despejar tu mente de todo lo que haces en el día.
  • Lo económico. Vivimos en una ciudad grande y donde siempre hay tráfico, así que utilizar el coche es un gasto no sólo de tiempo, sino de dinero. ¡El costo de la gasolina es impresionante! Utilizando una bicicleta podrás ahorrarle a tu bolsillo unos cuantos pesos a mediano y largo plazo, ya que sólo necesitas tus piernas para poder moverte.
  • Lo fashion. Estarás en el último grito de la moda… En el mundo de las bicicletas —al igual que con los coches—, hay para todos los gustos y precios. Con la moda “vintage”, las bicicletas retro están en las zonas más exclusivas de la ciudad, como la Roma o la Condesa,  por lo que podrás adecuar tu bicicleta dependiendo de tu personalidad y gustos.Mientras más retro sea tu bicicleta mejor.
  • El tiempo. Aunque resulte increíble, tener una bicicleta puede ayudarnos a desplazarnos más rápido que en automóvil. Sobre todo, cuando tenemos que circular por una avenida con mucho tráfico, pues a horas pico la bicicleta puede representar la solución perfecta.

[/unordered_list]

Lo malo

[unordered_list style=”bullet”]

  • Lo inseguro. Recuerda que la situación en nuestro país no es la mejor si hablamos de inseguridad y violencia; los asaltos en el Distrito Federal están a la orden del día y la bicicleta no es el transporte más seguro que puedas imaginar. Además, son muy fáciles de robar, y en la ciudad el “dónde dejar tu bicicleta cuando llegas a un lugar” se vuelve complicado.  Aunque no lo parezca, hay algunos amantes de lo ajeno que tienen un gusto especial por estos vehículos de dos ruedas.
  • El clima. Aunque ya existen algunos aditamentos para cubrirse de la lluvia y el mal tiempo, las bicicletas comúnmente no vienen preparadas para una granizada, pero tampoco están pensadas para el calor extremo del verano que nos puede hacer sudar. Nada recomendable si vamos hacia una cita importante de trabajo, o a una entrevista, o a la universidad.
  • Las vías. Las bicicletas también necesitan un camino en el cual puedan circular y, aunque en los últimos años se han construido algunas ciclopistas, no están repartidas alrededor de toda la ciudad, sino en zonas específicas. Además, algunas de estas rutas tienen subidas y bajadas algo extremas para los ciclistas poco experimentados. ¡Ten cuidado!
  • Lo cansado. Andar en tu bicicleta puede volverte muy saludable, pero también recuerda que si tienes que recorrer una distancia muy larga, probablemente termines agotado antes de llegar. Es necesario tener una condición media para poder aventarte una distancia considerable, por lo que puedes empezar con otro tipo de ejercicio que te ayude antes de que acabes rendido.
  • Lo accesible. El precio de las bicicletas no es tan barato, sobre todo si quieres una muy especial o con un diseño personalizado. Éstas pueden llegar a valer casi lo mismo que un coche. Así que date una vuelta para checar los precios antes de endrogarte con una lujosa bicicleta sólo por querer seguir esta nueva tendencia.

[/unordered_list]

Lo feo

[unordered_list style=”bullet”]

  • Los pasajeros. Si ya le invertiste a una bicicleta y quieres llevarte a tu novia al cine, lamentablemente no será como un paseo en medio del campo. La ciudad tiene camiones y muchas otras dificultades que harán de tu paseo de dos una pesadilla.  Puedes recurrir a algún accesorio para tener un pasajero extra, pero no podrás llevar a muchos compañeros en tu vehículo. Además, las calles y los conductores de nuestra ciudad, te dificultarán más el traslado de un lugar a otro.
  • Lo inusual. Que te vean llegando a algún lugar en bicicleta puede resultar extraño en una ciudad como la Ciudad de México. A pesar de la moda de las bicicletas en la capital, podemos ver que en realidad no es tan común como en las ciudades europeas, donde están acostumbrados al uso diario de las bicicletas. Claro que si vives en las colonias Roma o Condesa, es lo normal.
  • Lo solitario. Si piensas cambiar los paseos en transporte público o en tu coche por el uso de una bicicleta, te recordamos que te perderás del día a día y la convivencia con los demás habitantes de la ciudad. Los viajes en bicicleta son muy solitarios y no tienen tantas curiosidades como el metro, el metrobús, etcétera. Entonces, piensa si realmente prefieres ser un solitario “a la moda” o seguir socializando y rodeándote de gente todos los días.
  • Lo peligroso. La Ciudad de México y sus habitantes no son tan amables y dan poca importancia a los usuarios de bicicletas. Así que toma tus precauciones y compra un equipo de seguridad o piénsalo dos veces. Si entre automovilistas no se respetan, menos respetaran tus derechos como ciclista. Recuerda que estás en una ciudad en el que la cultura de la bicicleta es casi inexistente.

[/unordered_list]

Podríamos seguir nombrando categorías de lo bueno, lo malo y lo feo de las bicicletas, pero tal vez estos puntos sean los más importantes para que tú consideres o “reconsideres” unirte a este nuevo estilo de vida.

Recuerda, “de la moda lo que te acomoda”.