¿Qué hay detrás de un tiro de tres puntos perfecto? Están el ángulo que el jugador toma en la línea de los tres puntos y el arco del balón, trayecto que éste hace desde el momento en que deja la mano del jugador hasta llegar a la canasta.

 

Tal vez no tenga demasiados basquetbolistas en su clase, pero el profesor de física de la Universidad Creighton, Gintaras Duda,  afirma que estos deportistas son físicos por instinto.

 

De acuerdo con este profesor, para tener la esperanza de hacer un tiro de tres puntos se requiere al menos de  un arco de 33 grados.  Pero con uno de 45 grados, una velocidad justo por debajo de los 32 km por hora y dos revoluciones por segundo de vuelta, a poco más de 6 metros de la canasta, el jugador tiene la posibilidad de hacer el tiro de tres puntos perfecto.

 

Algunas personas dicen que cuando el balón está en el aire la gravedad es lo único que lo afecta, pero Duda no está tan seguro. En el libro The Physics of Basketball, el autor, John Fantanella, explica el efecto magnus: el retroceso que da al balón un poco de elevación, permitiéndole la velocidad más baja posible y un rebote menos violento si golpea el tablero de la canasta o rodea el aro. Este retroceso incluso puede permitir que el balón entre a la canasta.

 

“He oído sobre eso en el béisbol, se conoce la bola que el lanzador hace para realizar una curva de una manera o de otra hacia la base, pero no me daba cuenta en realidad de lo importante que eso es en el basquetbol”, afirma Duda. “En ciertos tiros, como el libre y el de puntos, se busca menor velocidad en el balón para lograr ese tiro suave que tiene una mayor probabilidad de aterrizar en la canasta, en lugar de una mayor velocidad sin giros.”

 

En otras palabras, evitar el tablero de la canasta, ese tiro con el sonido distintivo que te hace saber que el balón no encestó.

 

El jugador necesita práctica para lograr ese tiro perfecto. Después de todo, consistencia es igual a confiabilidad; sin embargo, al buscar el tiro perfecto, el jugador ha descubierto la velocidad correcta, el ángulo de aproximación correcto y el perfecto arco del balón.

 

Texto original: Creighton University, “Basketball: The physics of the 3-point shot”, Science Daily.

Trad. de Alejandra P. Nila Díaz de León